Adicción a internet y nuevas tecnologías

SOCIALIZE IT ⇨
Publicidad



En la era de las nuevas tecnologías no podemos negar su gran utilidad y los múltiples beneficios que se derivan del buen uso de estas herramientas. Pero existe un segmento de población en riesgo de caer en mal uso de estas nuevas tecnologías. Nos referimos a personas con una verdadera dependencia o incluso una verdadera adicción.

Aunque en ocasiones nos es fácil diferenciar donde acaba un uso racional y donde empieza una conducta adictiva nos podemos guiar por una serie de criterios. El primero sería la pérdida de control, es decir, la persona utiliza la tecnología con mayor frecuencia o con mayor tiempo al que ella desea.
Un segundo criterio sería que la conducta se mantuviera a pesar de que comportara consecuencias claramente negativas. Como perdidas de horas de sueño, abandono de actividades familiares o sociales, problemas laborales, descuidos de compromisos contraídos, etc.

A partir de estos dos grandes criterios habría unas series de signos de alerta como podría ser una excesiva preocupación por estar conectado, malestar si algo impide la conexión, o una necesidad de mentir respecto al tiempo o el sitio de conexión.
Debemos de pensar que cualquier que proporciona estímulos placenteros o que nos alivia un malestar, es decir, nos alivia la ansiedad o nos cubre una sensación de vacío puede convertirse en adictiva.

En este sentido internet en general, posee sobradamente esta capacidad. Y dentro de internet existe aplicaciones que son adictivas por ellas mismas, redes sociales como facebook, sistemas de mensajería o de chat como Whatsapp, juegos especialmente los que se juegan en tiempo real y ofrecen sistemas de recompensas, sexo, compras, etc.

Pero cuales son los perfiles de personalidad especialmente vulnerables.
En primer lugar las personas con rasgos impulsivos, que se manifiesta por la necesidad de satisfacción inmediata, la baja tolerancia a la frustración y al aburrimiento y la tendencia a la búsqueda de sensaciones novedosas.

Un segundo perfil vendría constituido por  individuos con cierta retracción social, con un carácter introvertido  y baja autoestima. Miedo a la desaprobación de los demás, que se encuentran más a salvo en las salvaciones virtuales que en las reales.



Finalmente un tercer grupo sería el perfil obsesivo, personas que no toleran la incertidumbre, o con falta de control y necesitan revisar obsesivamente los correos, los mensajes o el estado de las redes sociales por si ocurre algo que deberían de saber o conocer.

Cada vez son más los dispositivos móviles que tenemos gracias entre otras cosas al bajo precio al que se ofrecen los mismos en páginas como Electrodomésticos baratos online


Estos perfiles no son excluyentes, pueden combinarse entre ellos en un mismo individuo agravando el riesgo adictivo. ¿Cómo debemos actuar ante una excesiva dependencia tecnológica?

0 comentarios:

Publicar un comentario

Post más visto